¿Que es una Electromiografía?

Una electromiografía (EMG) es una técnica de registro gráfico de la actividad eléctrica producida por los músculos del esqueleto. El EMC puede ser monitoreado a través de electrodos de bajo voltaje que se insertan dentro de los músculos (electrodos intramusculares) o a través de electrodos en la superficie de la piel sobre el músculo (electrodos superficiales).

Cuando los músculos están en reposo muestran señales eléctricas normales pero una vez que el electrodo es colocado o insertado, la actividad eléctrica aumenta y es así como puede ser estudiada y analizada con más detenimiento. A través de un EMC se puede medir la respuesta y conectividad de la actividad eléctrica generada por los músculos, pues se estudia con detenimiento la respuesta muscular ante los estímulos.

¿Porqué se realiza una Electromiografía?

La Electromiografía es utilizado por científicos y médicos con la finalidad de estudiar el sistema neuromuscular y así poder diagnosticar enfermedades o anomalías neuromusculares. También es una técnica utilizada por fisioterapeutas para monitorear la activación muscular de los pacientes. El método de Electromiografía intramuscular puede ser considerado como invasivo y en algunos casos no es necesario, cuando esto sucede se usa el método de Electromiografía superficial en el cual se utiliza el electrodo para controlar la imagen general de la activación muscular.

Después de la actividad eléctrica causada por los electrodos, el electromiógrafo indicará si los resultados de la actividad eléctrica muscular son normales o anormales, ese decir, en una actividad ‘normal’ el músculo no tiene por qué presentar una actividad espontánea y cuando se presentan anomalías, puede ser debido a alguna enfermedad neuromuscular, tales como:

  • Neuropatías: un potencial de acción que es dos veces más de lo normal debido al crecimiento de fibras o el incremento o disminución de las unidades motoras del músculo y la duración del potencial de acción.
  • Miopatías: disminución o reducción del potencial de acción en el área y amplitud del radio del potencial de acción y el número de unidades motoras en el músculo.

¿Qué detecta la Electromiografía?

Mediante una Electromiografía se puede confirmar o descartar si existe algún daño muscular o neurológico degenerativo como esclerosis, pérdida de fuerza o masa muscular, distrofias, entre otras.  Los resultados anormales en una Electromiografía pueden ser causados por alguno de éstos padecimientos:

  • Neuropatía Alcohólica
  • Disfunción del nervio axilar
  • Miopatía centronuclear
  • Distrofia muscular
  • Denervación
  • Dermatomiositis
  • Disfunción del nervio distal
  • Poliomelitis
  • Estenosis espinal
  • Disfunción del nervio radial o tibial
  • Miastenia grave
  • Esclerosis
  • Mononeuritis Multiple

¿Cómo se realiza la Electromiografía?

Para una Electromiografía se utilizan ciertos elementos, tales como electrodos, que son los que recogen la actividad eléctrica del músculo. Los electrodos superficiales son pequeños discos metálicos que se adhieren a la piel, posteriormente se aplica una pasta conductora especial que permite una visión general del funcionamiento del músculo. Por otra parte, los electrodos de inserción o profundos tienen forma de aguja, pueden ser monopolares, coaxiales o amplificadores.

Para medir los impulsos eléctricos y conocer más a fondo el funcionamiento del sistema nervioso periférico, el médico o especialista colocará o insertará los electrodos en ciertos músculos con la finalidad de explorar su actividad eléctrica

[ratings id="307"]

¿TE INTERESA AGENDAR UNA CONSULTA?

¡CONTÁCTANOS!

Call Now Button